Saltar al contenido

¿Una nevera que funciona mal consume más energía eléctrica?

nevera que funciona mal consume mas energia electrica

Las neveras son uno de los principales consumidores de energía de todos los artefactos. Los refrigeradores viejos generalmente utilizan más electricidad que los modelos modernos. Y cuando un frigorífico deja de trabajar, consume más energía eléctrica a la vez que se esfuerza para mantener una buena temperatura pese al mal funcionamiento del motor, el mal funcionamiento del compresor, el cansancio del motor y las fugas en los sellos. Cuando las familias reemplazan sus viejos frigoríficos perciben ahorros directos en sus facturas de energía.

Problemas para mantener los alimentos fríos

Una nevera tiene como función principal mantener los alimentos frescos. Este trabajo se logra con la colaboración de un condensador, de un evaporador, de un ventilador, de un temporizador y de un termo-regulador.

Estos elementos utilizan todos ellos electricidad, sobre todo los motores. La heladera está muy bien aislada para conservar el frío que genera el aparato, y las uniones entre la puerta y la carcasa de la heladera impiden que el aire refrigerado se fugue.

Juntas defectuosas

Los empalmes que se encuentran entre la puerta y la carcasa se pueden deteriorar con el transcurso de los años. El pegamento que los sostiene en su sitio puede gastarse, o la propia goma puede desgastarse.

Como las juntas de la puerta no funcionan, el frigorífico pierde aire frío y debe trabajar con mayor intensidad, lo que provoca una mayor demanda de electricidad.

Termostato defectuoso

En los modelos más antiguos, la temperatura de la nevera es controlada por el termostato para alimentos frescos. Los termostatos de la heladera son básicamente interruptores que están normalmente abiertos. Se cerrará cuando la temperatura sea muy elevada, provocando que el aire más frío sea impulsado al congelador y a la nevera por medio de un ventilador.

Si el termostato falla, puede quedarse en la posición cerrada. De esta forma, el ventilador introduce continuamente aire frío en el interior de su frigorífico, con lo que trabaja más de lo normal y consume más energía.

Problemas con el compresor

Este compresor forma parte de un conjunto de componentes que generan aire frío para el frigorífico. Se puede conectar a los serpentines de intercambio de calor en el exterior de la heladera. En el extremo de ese sistema de tuberías hay una válvula de expansión que permite que el refrigerante se expulse como una neblina delgada.

Otro conjunto de tubos de intercambio de calor atraviesan la pared interior de la nevera. Si las bobinas o la válvula de expansión se obstruyen, el compresor funcionará continuamente y consumirá energía en exceso, aunque el aire frío no llegará al compartimento de la neverita. En caso de fallo del compresor, deberá cambiarlo o comprar una nevera pequeña nueva.

Problemas adicionales con el refrigerador

Numerosos frigoríficos posteriores a 1990 disponen de complicados sistemas de regulación de temperatura y de distribución de aire frío. Los microinterruptores y los relés podrían funcionar de forma incorrecta, provocando que los motores funcionen sin interrupciones o que no lo hagan en absoluto.

Los ventiladores rotos no moverán el aire frío donde es necesario, y las fugas de líquido refrigerante disminuirán la capacidad de refrigeración de la máquina. Si su nevera está trabajando horas adicionales pero no está manteniendo las cosas frías, es el momento de repararla o cambiarla.